Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario
Localidades » Vilecha
Localidades
Vilecha

SITUACIÓN - INDUSTRIA - ARTE Y CULTURA.

.

Las Escuelas están situadas en el centro del pueblo. El Edificio se remodeló en el Curso 1998/99 y se inauguró en mayo de 1999. En el curso Escolar 2005/2006, se ampliaron de nuevo, anexándole un nuevo edificio.

Gracias al apoyo del ayuntamiento de Onzonilla y de la Junta Vecinal de Vilecha, se están convirtiendo en unas Escuelas adaptadas a los nuevos tiempos.

.

Vilecha limita al Norte con Trobajo del Cerecedo, al Sur con Torneros, al Este con Castrillo de la Ribera, Miralba de la Ribera y Santa Olaja y al Oeste con Ribaseca y Onzonilla.

.

Pertenece al Ayuntamiento de Onzonilla con una población aproximada de 650 habitantes.

El trabajo en el campo se mantiene gracias a nuestros mayores que con su sabiduría y experiencia van cultivando las huertas y campos de esta rica tierra. El resto de la población trabaja en el sector servicios, en industrias de la zona o en la construcción.

En nuestras tierras tenemos el Polígono Industrial.


El nombre de Vilecha es un compuesto de, “Villa Enesta”, “Villa Eneca”, enecto, que significa matar, abrumar, hacer morir, desaparecer, quizá como villa de matarifes de los ganados para aprovisionamiento de la ciudad.

Fue una localidad de realengo, de la Jurisdicción de León y por ello no pagaba impuesto por establecimiento de suelo.

Tuvo cuatro molinos harineros, uno de ellos de la “Comunidad del Ziento”, otro del “monasterio de San Claudio”, y dos del “Real Convento de San lsidoro”.

Las propiedades que tenían las instituciones eclesiásticas locales pertenecían a las cofradías de “Nuestra Señora de la Asunción”, de la “Vera Cruz” y de “Las Ánimas”, además de la rectoría y la iglesia.

De Vilecha se conservan:

  • Los “libros de fábrica” de Vilecha del siglo XVII y el “libro de inventarios” de 1783, forrado en piel.

  • Las joyas de orfebrería. Son un conjunto pocas veces tan abundante y valioso, custodiada por la Junta Vecinal:

  • Una custodia de plata con el viril de oro del XVII.

  • Una magnífica cruz profesional de plata cincelada del XVI.

  • Un incensario de plata del XIX.

  • Vinajeras y bandeja de plata del XVIII.

La visita a la iglesia sorprende por la gran cantidad de arte que atesora y sus grandes proporciones:

  • El pórtico presenta una portada rectangular con jambas y dintel renacentistas y una bóveda octogonal de tallado artesonado.

  • La puerta principal es de hermosas piezas de madera ensambladas.

  • Una planta de cruz latina y una gran bóveda de cúpula semiesférica de 14 metros de alta sobre el crucero.

  • En la capilla central hay:

    • un retablo neoclásico.

    • Un Cristo en lo alto de talla del XVII.

    • Un San Pedro de gran bulto En un lugar preferente el, sedente y policromado del XVII.

    • Un precioso sagrario de madera pintado a panel de oro con columnas corintias y tallado en su puerta con un relieve de la Resurrección.

    • Dos grandes candelabros de madera de nogal tallados, sobre el presbiterio, que son auténticas joyas de gusto y valía.

  • En el retablo derecho del crucero, churrigueresco, hay:

    • Un cuadro de San Antonio Abad.

    • Una bellísima talla de la Asunción de la Virgen policromada, del XVIII. Es la imagen de la antigua “cofradía de la Asunción”, aunque popularmente la denominan del Rosario, porque le han colgado un rosario.

  • En el muro lateral derecho se muestra un retablo del XVIII con:

    • Una Dolorosa vestida.

    • Una pila para tomar agua bendita muy tallada en piedra.

  • En el muro izquierdo en su retablo barroco hay un Cristo del siglo XVIII.

  • Atrás, en lo que fue baptisterio, está su gran pila de piedra tallada, de una sola pieza, del siglo XVIII.

  • El campanario se remata con las dos más grandes campanas del contorno y una escalera e de caracol, con 74 escalones de roble:

    • Una de un metro de diámetro de boca y de forma romana con cenefa vegetal, fabricadas por Quintana de Saldaña en 1993.

    • Otra de 91 cm. También fabricada por Quintana de Saldaña 1991 y de forma romana con cenefa vegetal.

En Vilecha se celebran las siguientes fiestas:

  • San Pedro en enero.

  • San Isidro en mayo.

  • Pascua de Pentecostés en junio.

En ellas la Asociación “La Vega” mantiene viva la llama de la Tradición con festejos, bailes,...

En Vilecha tiene una rica gastronomía local en la que cabe destacar su cocido, su potaje, sus sopas de ajo, sus mazapanes y sus pastas caseras que en su receta bien merecerían el apellido “a la costumbre de Vilecha”.

 

En los juegos también la tradición se mantiene. Son muy populares el juego de Las Tabas, el juego del aro, jugar el trompo, jugar a las chapas, a las canicas o a la comba.

 

El traje típico de los hombres en nuestro pueblo, comúnmente se formaba con los siguientes aparejos:

 

§ Unos pantalones, que normalmente eran de estameña o paño y podían ser cortos (por debajo de la rodilla) o largos. Con los cortos se ponían unas polainas para proteger las piernas del fío, que eran del mismo material que los pantalones y llevaban botones por el lado externo.

 

§ Una camisa de lino blanco con abertura hasta el pecho, pudiendo ser lisa o con bordados en puño y cuello.

 

§ Un chaleco, igual que los pantalones era de estameña o paño, con solapas y muy trabajado en las ojaleras.

 

§ Una capa para resguardarse del frío. Las capas de vestir, por ser más propias para fiestas o para actos sociales, eran de un paño más fino.

 

§ El sombrero remataba, de fieltro negro, para proteger del sol y el frío.

 

§ Una faja de lana protegía el vientre, roja o de otros colores.

 

El traje típico de las mujeres en nuestro pueblo, constaba principalmente de:

 

  • Una saya, plisada o un manteo. Las sayas solían ser negras o rojas y los manteos toman una gran variedad de colores, desde el negro hasta el rojo, pasando por los verdes, amarillos, azules,... pero con poca o ninguna pedrería.

     

  • El mandil se colocaba sobre esta la saya, que por lo general era muy largo y con mucho vuelo.

     

  • Una chambra o blusa que, en la mayoría de los casos, era negra.

     

  • Un pañuelo o chal sobre la blusa. Los pañuelos eran de merino, estampados en flores o bien del ramo, el chal solía ser bordado y muy apreciado y ambos en vivos colores.

     

  • Otro pañuelo para la cabeza, que por lo general era de merino y también estampado en vivos colores.

     

,

 

Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario